Plaza de Toros de Colonia, testimonio histórico de la ciudad

Entre los monumentos históricos de Colonia del Sacramento, la antigua Plaza de Toros es uno de los sitios de mayor atracción turística. Es oficialmente denominada Plaza Real de San Carlos, y se ubica en el barrio del mismo nombre, en las afueras de la ciudad. Testimonio de una época gloriosa de la ciudad, hoy la construcción está en ruinas, aunque todavía preserva la estructura arquitectónica de sus orígenes. Te contamos su historia.

Historia de la Plaza de Toros

Las obras de la Plaza comenzaron en 1908, a partir de la idea de empresarios argentinos que buscaban un lugar donde realizar las corridas de toros, prohibidas en su país. La equidistante ubicación de Colonia entre Buenos Aires y Montevideo la convertía en la ciudad ideal para el emprendimiento. El gran estadio taurino fue edificado en arquitectura musulmana, con una arena circular y una tribuna cilíndrica de cemento, con capacidad para más de diez mil espectadores.

 En 1910 se celebró la inauguración, en una gran gala al mejor estilo de los toreos españoles. Millares de espectadores de alta alcurnia llegaban de toda la región, principalmente desde Buenos Aires y Montevideo. Sin embargo, la gloria de la Plaza de Toros fue breve: solo funcionó dos años y albegró apenas ocho espectáculos.

En 1912, una ley de protección a los animales prohibió la práctica del toreo en Uruguay. El estadio quedó abandonado, convirtiéndose en un monumento arquitectónico e histórico que hoy atrae a los turistas como un siglo atrás atrajo a los amantes de las corridas.